#TODOSSOMOSELOY

Unidos por un fondo de dignidad para la familia de Eloy

UNA GUARDIA POR ELOY

Una de las trágicas consecuencias derivada del voraz incendio declarado el 7 de abril de 2016 en la calle Uría 58, fue el fallecimiento en acto de servicio de nuestro compañero Eloy Palacio Alonso, bombero-conductor del SPEIS del Ayuntamiento de Oviedo, con más de 23 años de experiencia. Aquel día Eloy se encontraba en su día de descanso, pero no dudó en incorporarse al operativo desplegado.

Según el informe de la autopsia, Eloy falleció como consecuencia de un shock traumático producido por el golpe que sufrió en la caída al derrumbarse el forjado en el que trabajaba en esos momentos para evitar la propagación del incendio a edificios colindantes.

La muerte de Eloy produjo una gran consternación en el colectivo de bomberos. Prueba de ello fueron los numerosos mensajes publicados en las diferentes redes sociales y aplicaciones de mensajería, procedentes desde todos los rincones del país, manifestando el dolor y el pesar sentido a los familiares, amigos y compañeros de Eloy.

¿POR QUÉ UNA GUARDIA POR ELOY?

La Administración ha decidido dejar sin indemnización alguna a la familia de un compañero fallecido en acto de servicio, alegando “exceso de celo”, cuando además se incorporó fuera de servicio por falta de personal. Es decir, el mensaje que envían es: “No haberte incorporado y no haberte metido en el incendio” ahora “tienes lo que te mereces”. Ante esa desgarradora situación, los bomberos profesionales no podemos quedarnos de brazos cruzados.

¿En qué consiste?

Con esta iniciativa pretendemos hacer una aportación colectiva a la familia de Eloy, ya que nosotros no les vamos a dejar tirados tal como va a hacer el Ayuntamiento en el que trabajaba

Servicio extraordinario

Puedes hacer un servicio extraordinario, y dedicar ese dinero a evitar este despropósito de dejar sin nada a la familia de un compañero fallecido por hacer su trabajo

Aportación puntual

Si no tienes la opción de hacer una guardia extra, también puedes hacer una aportación puntual en la medida de tus posibilidades

No entendemos que la defensa de los intereses municipales sea incompatible con la protección y el reconocimiento de un trabajador del Ayuntamiento cuando sufre un accidente en el desempeño de sus funciones. Nada tiene que ver las responsabilidades patrimoniales ni económicas derivadas del incendio de Uría 58. Ni tan siquiera las penales. Se trata de proteger a un trabajador municipal y a su familia ante un accidente que, desde luego, nadie quiso que ocurriese, y menos aún el propio trabajador.

El no haber hecho así las cosas, nos ha llevado a esta situación. Una situación donde una jueza ha dictado sentencia. La peor y más dura sentencia posible para este trabajador y que puede sentar un precedente para muchos colectivos profesionales.

Esta tremenda injusticia que le ha tocado experimentar a Eloy y su familia puede darse a cualquier bombero profesional del territorio español y esto nos afecta a todos. Si la administración no defiende y protege este colectivo, la calidad de su servicio probablemente empeore y los ciudadanos se verán afectados.

El trabajo de los bomberos es proteger vidas, bienes y el entorno natural y para eso arriesgan su integridad física, psíquica e incluso la vida. Lo que piden es una regulación y un reconocimiento legal a su actividad profesional. La regulación mediante una ley marco de esta profesión es ya una necesidad prioritaria para garantizar la seguridad de los ciudadanos y bomberos.
Porque todos somos Eloy Palacio.

Yo soy Eloy Palacio

Para más información, contacta con nosotros en el email info@todossomoseloy.org

Todossomoseloy.org pertenece a la Coordinadora unitaria de bomberos profesionales (CUPB)
Colabora V&BA estudio